Noruega resiste como el paraíso de los automóviles eléctricos


Uno de cada siete vehículos que se venden allí llevan esa tecnología. Los 26.757 coches comercializados superan en 4.500 los de Francia.

Son pocos, pero se resisten a perder su liderazgo. En 2015, los noruegos -unos cinco millones de personas- compraron 151.000 automóviles nuevos: uno de cada siete eran eléctricos, un ratio inalcanzable para cualquier otro país del mundo que redondea con su victoria absoluta en el Viejo Continente.

Los 26.757 vehículos a pilas vendidos en el país nórdico el pasado año están casi 4.500 por encima de los que se matricularon en Francia.

En el país vecino, con una cuota de mercado del 1,1%, ínfima pero buena si se compara con los datos globales. En 2015, las matriculaciones de coches nuevos en Europa llegaron a 13,7 millones y sólo 100.000 de ellos eran a baterías.Y por no alargar más la duda, ¿donde se encuentra España? Pues todavía en el furgón de cola, con 2.133 unidades en 2015 (y una cuota del 0,2%).

Aunque debería producirse una importante mejora porque sigue faltando infraestructura de recarga pero, por primera vez, habrá continuidad en las ayudas a la compra.

En el caso noruego, lo que se hace es favorecerla eximiendo del pago de impuestos, hasta el punto de que un automóvil eléctrico puede resultar más barato que uno de combustión.

A ello hay que añadir los múltiples incentivos al uso, como gratuidad en los peajes, estacionamientos públicos y recargas, acceso a carril bus y zonas restringidas, etc.Y como tercera pata, la propia realidad de país: ciudadanos muy concienciados con el medio ambiente, con una renta 'per cápita' -unos 45.000 euros de media- que permite adquirir coches caros y con acceso a una electricidad extremadamente barata y que casi al 100% procede de fuentes limpias.

Con tanto a su favor, se entiende que el pasado año se llegara al parque de 50.000 unidades fijado como objetivo por el Gobierno para 2018. Esto, unido a algunos problemas de tráfico creados por los coches eléctricos y a lo que no se ha ingresado vía impuestos -hasta 470 millones desde 2012- hizo que se especulara con limitar los incentivos. Al final, las cosas se dejaron como estaban y las ventas crecieron un 43%, aunque la idea es ir limitando los incentivos.Esto último y el camino ascendente que están tomando otros mercados auguran, no obstante, un pronto relevo de Noruega.

Francia: fuertes inversiones y más puntos de recarga La amenaza más fuerte llega desde Francia, donde confluyen muchos elementos a favor de los vehículos a pilas. Tienen fabricantes muy interesados y con inversiones milmillonarias en esta tecnología, como son la alianza Renault-Nissan y PSA Peugeot-Citroen; el número de puntos públicos de recarga superó el pasado otoño los 10.000 (en España no llega a la décima parte); y desde hace casi un año, el Gobierno subvenciona su adquisición.Además, la conversión hacia esta tecnología alternativa y 100% limpia (si pensamos sólo en el uso) se ha visto acelerada por el escándalo de los motores trucados del Grupo VW y la polémica sobre los valores reales de las emisiones.

Como los movimientos ya venían de atrás -caso del anuncio de la alcadesa de París de prohibir los coches diésel para 2020- el efecto ya es muy notable: si en el año 2012 el 64% de todos los coches nuevos vendidos en el país eran de gasóleo, al acabar 2015 el porcentaje se había reducido al 44,3%. La patronal de los fabricantes estima que el ejercicio se cerrará por debajo de un tercio de cuota.Mientras tanto, en lo que llevamos de año, las matriculaciones de automóviles eléctricos han alcanzado las 4.023 unidades y se han colocado ya, aunque sea por menos de 100 coches, por delante de las contabilizados en Noruega.

Fuente: El Mundo


GRUDILEC

CATEGORIAS

DESTACADOS

TAGS

No hay tags aún.