Llegan las baterías de cerámica y nanopartículas


Las baterías metal-aire del futuro podrían hacerse con materiales cerámicos. Los catalizadores de las mismas podrían venir de moléculas orgánicas de plantas. Muy probablemente pronto existirán micro-baterías que permitirán el acceso de aparatos minúsculos dentro del cuerpo humano para la exploración. Científicos de todo el mundo se reunieron en Santander, en el congreso MABIC, para reflexionar acerca de todo esto. Y de cómo nutrir a las Smart Cities o mejorar el concepto del vehículo eléctrico.Es el segundo año que la compañía de baterías aluminio-aire Albufera organiza el foro, y ya prepara el próximo en Barcelona el año que viene. En esta edición, explica el CEO de la empresa, Joaquín Chacón, se planteó la posibilidad de usar nuevos materiales y nuevos procesos internos en las baterías. «Parece que la complejidad de los materiales cerámicos con nanopartículas puede ser la solución a conseguir baterías que tengan una mayor autonomía y costes más razonables» explica el mismo. Además de que se pusieron de manifiesto nuevas líneas de investigación para los catalizadores -los materiales carbonosos que capturan el oxígeno de aire dentro de las baterías- que a día de hoy no funcionan como deberían. En cuanto a las aplicaciones, un campo por desarrollar y acerca del que se habló en el congreso fue el de las microbaterías.

«Estamos hablando de baterías que pueden acompañar dispositivos incluso para meterlos dentro del cuerpo humano», explica Chacón. Aunque el ámbito más discutido fue el de las Smart Cities y el del vehículo eléctrico. En el primer caso se reflexionó acerca de la cantidad de pilas y baterías que necesitan todos los mecanismos que hacen posible que las ciudades inteligentes funcionen. Se planteó también la necesidad de trabajar con una economía circular que permita recolectar y tratar baterías viejas para crear nuevas. En el segundo caso, el del vehículo eléctrico, se expuso que estas baterías tienen cinco veces más autonomía que las actuales y que cuestan tres veces menos.

Así, cerca del año 2020 los coches eléctricos podrían alcanzar los 1.000 kilómetros de autonomía sin problema, sin costar el doble que un coche convencional.Con todo esto discutido queda un importante reto pendiente, culmina Joaquín Chacón: hallar la manera de que las baterías, a parte de ser buenas, bonitas y baratas, tengan inteligencia para coordinarse con el resto de cosas. Que las baterías sean una parte más del Internet de las Cosas.

Fuente: El Mundo

#baterias

GRUDILEC

CATEGORIAS

DESTACADOS

TAGS

No hay tags aún.