Quiero comprar un coche: ¿lo elijo eléctrico o tradicional?


Los compradores de coches eléctricos reciben ayudas para su adquisición, consumen menos y son sostenibles para el medio ambiente, pero aun así, la compra de este tipo de vehículo se ha estancado en nuestro país. ¿Por qué?

En España hay casi 4.000 vehículos eléctricos circulando por las carreteras, y a pesar de que los objetivos marcados están muy por encima de esta cifra, las ventas siguen estando muy por debajo de las de los coches tradicionales. Desde la Estrategia de Impulso del Vehículo con Energías Alternativas para España (VEA) se han propuesto vender 150.000 vehículos eléctricos en 2020, aunque ya de cara al próximo 2017 se tiene previsto triplicar el número de coches eléctricos en España gracias a las nuevas medidas.

Si comparamos España con el resto de países europeos, nos situamos en el número 12 en ventas de vehículos eléctricos. Sin embargo, hay que destacar que los negocios aumentaron un 32,7% en 2014, y que se espera que esta cifra siga aumentando paulatinamente.

Los coches eléctricos son coches sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, por lo que los gobiernos están tratando de fomentar su uso. El transporte público nuevo es eléctrico, cada vez hay más puntos de carga y se ven más vehículos de este estilo, pero no acaban de calar en los consumidores. El coche convencional sigue estando por encima del eléctrico ¿a qué se debe?, ¿es el precio la razón de que las ventas se estanquen?, ¿es el desconocimiento?. Si estás pensando en comprar un coche, quizás sea el momento de lanzarte a por uno eléctrico. Pero siempre tienes que valorar las diferentes opciones para poder elegir la que más te convenga y se adapte a tus necesidades.

Qué diferencia a un coche eléctrico de uno tradicional

Fintonic ha elaborado un listado para que puedas valorar todos los puntos a tener en cuenta a la hora de comprarte un coche convencional o uno eléctrico, como el precio, la autonomía, los puntos de carga, etc. Vamos a desgranar cada uno de estos aspectos para poder valorar qué coche comprar.

Precio. Es importante tener en cuenta que un coche eléctrico es entre 5.000 y 13.000 euros más caro que uno convencional. Sin embargo, el Gobierno da una ayuda de 5.500 euros para un turismo con autonomía eléctrica superior a 90 kilómetros. A esta ayuda hay que añadir la de 1.000 euros de apoyo a la instalación del punto de recarga. Por tanto, un turismo de uso particular puede recibir una ayuda de hasta 6.500 euros. En los coches con fines comerciales, la ayuda asciende a 8.000 euros. Resumiendo, haz las cuentas pertinentes y calcula su valor con el descuento. Aquí va una lista con los siete mejores coches eléctricos que se pueden comprar a día de hoy.

Combustible. En un coche convencional deberás repostar, y en uno eléctrico no, por lo que el vehículo convencional tiene más gastos una vez comprado. Si por ejemplo, gastas una media de 60 euros al mes en combustible, serían unos 720 euros al año, lo que supone que dentro de 10 años habrás gastado 7.200 euros más en combustible. También hay que considerar que no es lo mismo un coche diesel que uno de gasolina, ni en precio ni en consumo. Hoy el diesel no llega al euro, está en unos 0,9 euros, y la gasolina en 1,09 euros, aproximadamente, por lo que ahorrarás más si comparas un coche eléctrico con uno de gasolina, y al menos en caso de ser diesel.

Autonomía. Actualmente, el mayor hándicap de un coche eléctrico es la ausencia de puntos de carga en las carreteras que permitan recorrer con él grandes distancias. Para ir y volver del trabajo a casa en una ciudad o, incluso, para una escapada a un destino que no sea muy lejano no hay problema. Sin embargo, si el coche eléctrico va a ser el único vehículo en casa, deberás pensarte más si un coche eléctrico te compensa o no. Y que si vas a pasar unas vacaciones de una semana o vayas a un sitio lejano, probablemente tengas que alquilar uno para este fin concreto. Hoy por hoy no se puede garantizar que vayas a poder hacer 600 kilómetros sin problemas para cargar el coche eléctrico.

Taller y reparaciones. Un coche eléctrico no tiene embrague, ni aceite, ni filtros, ni correas de distribución, por lo que el mantenimiento es mucho más sencillo y más barato. Como no será necesario revistarlo ni llevarlo tantas veces al taller como el coche convencional, te ahorrarás un buen dinero en reparaciones.

Aparcamiento. También los aparcamientos fomentan el uso del coche eléctrico. Son aparcamientos baratos y hay preferencia para ellos.

Una vez analizados estos puntos, te toca a ti valorar su compra en función a tus necesidades. Recuerda que solo tienes hasta el 15 de octubre para beneficiarte del Plan MOVEA y conseguir una ayuda para adquirir un vehículo eléctrico. Coge tu app de Fintonic, analiza tus riesgos y gastos, y elabora un presupuesto que te diga cuando puedes gastar en un coche y empieza a conducir de forma eficiente.

Fuente: Expansion


GRUDILEC

CATEGORIAS

DESTACADOS

TAGS

No hay tags aún.

 

Copyright © Grudilec.

GRUDI NUSO S.L

Paseo de Germanías 23, 1ª Planta, Gandía, 46702 (Valencia)

Teléfono: 914547081

www.grudilec.com

 Aviso Legal.