Llega el Buggy eléctrico español


La Universidad Alfonso X el Sabio de Madrid difundió ayer un comunicado en el que informa que ha decidido apadrinar -junto a otras entidades- el proyecto eBuggy Naja, iniciativa de un joven alumno emprendedor. El vehículo -informa la Universidad- cuenta con baterías de grafeno, capaces de desarrollar hasta 350 caballos y una autonomía de dos horas de funcionamiento.

La Universidad Alfonso X el Sabio está apadrinando el eBuggy Naja (nombre derivado de una subespecie de la serpiente cobra), "un vehículo completamente eléctrico y destinado a ser utilizado por los caminos más abruptos". La entidad universitaria madrileña explica en su comunicado que su apadrinamiento responde al hecho de que la mayoría de los vehículos destinados al ocio siguen siendo en su mayoría contaminantes: "todos sabemos que los medios de transporte están cambiando; los coches eléctricos e híbridos ya son una realidad que vemos a diario por nuestras calles y carreteras -explican desde la Universidad-; sin embargo, los vehículos destinados al ocio y a la competición siguen siendo, en su mayoría, de combustión".

Contra la contaminación atmosférica y acústica El proyecto está siendo desarrollado por un joven emprendedor español, Alejandro Martínez Temiño. El objetivo que le ha animado en esta iniciativa es -informa la Alfonso X- "no contaminar con gases que favorezcan el efecto invernadero o tóxicos, evitar la generación de residuos derivados de la pérdida de combustible y reducir de manera considerable la contaminación acústica, uno de los grandes problemas que más alteran a la fauna de las zonas donde se disfrutan estos vehículos". El Naja eléctrico -informa la Universidad- tiene "un potentísimo motor de 350 cv y 400 Nm de par, que le permitirá afrontar cualquier situación por extrema que sea".

Autonomía de 250 kilómetros o rodaje durante más de dos horas La universidad madrileña explica que "un novedoso sistema de baterías de grafeno permite que el buggy tenga una autonomía de 257 kW, o, lo que es lo mismo, podrá cubrir distancias de 250 kilómetros o rodar más de dos horas seguidas; todo ello, con únicamente 250 kilogramos de baterías, lo que repercute en un peso final del buggy de algo menos de 700 kilogramos en vacío". El chasis del vehículo está compuesto por una estructura tubular de acero ST52, que, junto con un diseño medido, "repercute en una rigidez abrumadora". El resto de componentes estructurales son de aluminio, "para reducir al máximo el peso del conjunto".

Fuente: Energias Renovables


GRUDILEC

CATEGORIAS

DESTACADOS

TAGS

No hay tags aún.

 

Copyright © Grudilec.

GRUDI NUSO S.L

Paseo de Germanías 23, 1ª Planta, Gandía, 46702 (Valencia)

Teléfono: 914547081

www.grudilec.com

 Aviso Legal.