¿El coche eléctrico sale más barato que el de gasolina?


AEM Sistemas impulsa puntos de recarga en parkings

“Hasta hace muy poco adquirir un coche eléctrico alimentado por baterías era prácticamente una tarea heroica para apasionados pioneros, o bien se trataba de motocicletas o vehículos industriales de reducida autonomía, hoy en día con la ayuda que da el Estado y con la autonomía que empiezan a tener los vehículos sale a cuenta”.

Con este argumento Ernest Escudé, socio director de AEM Sistemas está negociando con asociaciones de propietarios de parkings las instalaciones de puntos de recarga. Él defiende que utilizándolo cuatro años un coche eléctrico sale más barato que un coche que consuma gasolina.

“El coche eléctrico _afirma_ es un gran desconocido para el usuario, además quienes lo conocen, temen no encontrar donde enchufarlos, la gente no se atreve a pedir al parking que instale un punto recarga”.

Escudé asegura que en un momento en el que el Institut Català d’Energía, consciente de la dificultad, está incentivando la instalación de puntos de recarga, su empresa está empezando a comunicar este mensaje a los administradores de parkings para dar a conocer las ventas de los puntos de recarga. Su empresa, ubicada en el Tecnocampus de Mataró, calcula que una instalación supone una inversión de entre 1.500 y 3.000 euros.

El socio director sostiene que 2016 marcará un antes y un después del vehículo eléctrico empleado como turismo por el aumento de la oferta y por el tirón en países de Europa. Según sus datos, en España se matricularan este año unos 4.000. “En Noruega _añade_ de cada cuatro coches matriculados, uno es eléctrico, en Holanda y Bélgica la demanda también aumenta y en Francia el 11% de nuevas matriculaciones son de vehículos eléctricos.

AEM Sistemas nació en 2015 de la mano de sus tres socios, Albert García, Xavier Barnet y Ernest Escudé, con el objetivo de dedicarse a servicios e iniciativas de Eficiencia Energética. La mayor parte de su negocio llega de estudios, auditorías y financiación de proyectos de eficiencia energética.

“Si una compañía considera acertadas nuestras propuestas de reducción de costes con un retorno de la inversión de seis o siete años y no puede hacer frente al coste nosotros nos hacemos cargo de esta inversión y en base a un contrato, a través de la reducción de consumo conseguimos la inversión. Esta inversión la podemos hacer nosotros directamente y nos financiamos bien directamente, bien a través de banco o empresas de crowdfunding. Este es el camino”, afirma Escudé.


GRUDILEC

CATEGORIAS

DESTACADOS

TAGS

No hay tags aún.