Las petroleras planean instalar puntos de recarga eléctrica en las gasolineras


Las grandes firmas comienzan a ofrecer puntos de recarga en las estaciones de servicio para intentar adaptarse al auge del coche eléctrico y a la caída de la demanda de gasolina. Royal Dutch Shell estudia introducir puntos de recarga de baterías en algunas gasolineras europeas y Total adoptará medidas parecidas en lo que parece un intento de las grandes petroleras de aumentar las ventas de coches eléctricos. Un grupo de gasolineras de Shell de Reino Unido y Holanda, los mercados de origen de la compañía, será el primero en ofrecer este servicio a finales de año, según John Abbott, director de downstream de Shell.

Por su parte, la francesa Total ha asegurado que está "estudiando la viabilidad de instalar puntos de recarga en sus estaciones de servicio". La italiana Eni ya cuenta con este tipo de instalaciones en algunos de sus puntos repartidos por Italia y Europa Central.

Transición A menudo el coche eléctrico se considera una amenaza para la industria del petróleo por su potencial para reducir la demanda de crudo, pero Abbott se muestra convencido de que esta transición tardará décadas en llegar.

Por otra parte, el aumento del coche eléctrico crearía oportunidades comerciales para Shell cuando los conductores busquen lugares donde hacer paradas de media hora para recargar sus baterías, opina Abbott.

"Hay un número de países en los que estudiamos instalar puntos de recarga de baterías. En el tiempo de espera, los conductores aprovecharán para tomar algo", explicó el ejecutivo. Aunque Shell no puntualizó cuántas de sus estaciones de servicio contarán con puntos de recarga, Abbott se mostró convencido de que la demanda será mayor en zonas urbanas y añadió que, en Reino Unido, estos puntos estarán disponibles "bastante pronto". El hecho de que la compañía haya decidido adaptar sus instalaciones a los cambios pone de manifiesto la necesidad de las petroleras, sobre todo de las que están más presentes en los mercados europeos, de adaptarse a los cambios. Además de vender sándwiches a los conductores de vehículos Tesla, Shell espera beneficiarse más directamente del crecimiento de otros sustitutos de la gasolina. La compañía forma parte de un consorcio que planea desarrollar una red de 400 estaciones de hidrógeno en Alemania y es socia del mayor productor del mundo de etanol, que se obtiene a partir de la caña de azúcar, ubicado en Brasil: "Estamos estudiando cómo formar parte de la transición energética. No va a haber una única solución. El hidrógeno, el vehículo eléctrico y los biocombustibles, todos tendrán su importancia". Los fabricantes de coches están haciendo enormes inversiones en tecnología para baterías y, en menor medida, en vehículos propulsados por hidrógeno, para cumplir con la estricta normativa de emisiones de dióxido de carbono. Hay un intenso debate entre analistas e inversores sobre las consecuencias para la demanda de crudo, ya que un 25% de ésta proviene de los conductores.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) asegura en su último informe anual que el stock mundial de coches eléctricos pasará de los 1,3 millones registrados en 2015 a superar los 30 millones en 2025 y los 150 millones en 2040. Esto reduciría la demanda de crudo en 1,3 millones de barriles al día en 2040, frente a los 96 millones de barriles diarios que se consumieron el año pasado. John Leech, responsable del sector automoción en la sede británica de KPMG, asegura que en 2020 habrá el mismo número de puestos de recarga de batería y de gasolineras: "A principios de la próxima década, la demanda de coches eléctricos se disparará y, a partir de 2030, empezarán a ser mayoría".


GRUDILEC

CATEGORIAS

DESTACADOS

TAGS

No hay tags aún.